Imputan por daño ambiental a turistas que hacían travesía en 4x4

24/01/2020

La justicia de la provincia imputara penalmente por presunto daño ambiental a los pasajeros de las nueve camionetas doble tracción que recorren por estas horas la Península Mitre. Los investigan por daño agravado al haber atravesado por lugares sin camino, generando daños irreparables en su ecosistema formado en gran parte por turberas.

La imputación la dictaminó hoy el fiscal de instrucción Fernando Ballester Bidau luego de analizar la denuncia presentada por la Asociación Manekenk, la Asociación Civil Conservación de Península Mitre y la Asociación de Profesionales en Turismo de Tierra del Fuego, que al conocer que esta excursión iba a la zona de las turberas con vehículos de gran envergadura pusieron en aviso a las autoridades ambientales de la provincia.

La Península Mitre se ubica en el extremo sudoriental de la isla Grande de Tierra del Fuego y, además de su ecosistema único, que es hogar de colonias de aves y fauna marina, habitan especies únicas y en riesgo de extinción como el carancho austral, en tanto que posee un patrimonio cultural de valor incalculable. Pero además, un reciente estudio identificó al sector, como el punto de captura de carbono más importante de la Argentina, gracias a las turberas que funcionan como una "aspiradora" de carbono. Esta porción de la isla almacena el equivalente a más de tres años de emisiones de dióxido de carbono de la Argentina.

Estas turberas son las que ahora están en riesgo y algunas ya fueron dañadas por el peso de las nueve camionetas 4x4 tipo jeep que el 11 de enero pasado iniciaron una expedición en el área fiscal, partiendo desde la estancia María Luisa con destino a Cabo San Diego. "Pusimos en aviso a la autoridades del Gobierno y las áreas de Ambiente porque consideramos que el paso de los vehículos podrían generar daño sobre el terreno", explicó Adolfo Imvert a LA NACION, que integra la Asociación Civil Conservación de Península Mitre y hace 20 años que recorre el sitio.

La huella de las 4x4
La huella de las 4x4

La modalidad de la excursión es nueva en la isla según explicaron expertos del sector y confirmaron que no contrataron a ninguna agencia de la provincia. En principio se trataría de expedicionarios que realizan la aventura por su cuenta. La posibilidad que se repitan travesías como estas en suelos tan delicados es que puso en alarma a las ONG ambientalistas.

Según pudo confirmar LA NACION con fuentes de la gobernación fueguina, desde el área ambiental de la provincia notificaron a los expedicionarios en Río Grande a poco del inicio de la travesía y les habrían advertido que no se podría circular por fuera de las pocas vías habilitadas en la península. Sin embargo pocos días después y antes de que termine la expedición los denunciantes obtuvieron pruebas del daño a las turberas ocasionados por el paso de los vehículos de gran porte.

"Hemos recibido fotografías y videos que fueron realizados en el lugar por habitantes de esta provincia. En las imágenes se observa un grave daño sobre el turbal, la vegetación y el delicado suelo del área, en donde las huellas que se ven son compatibles con rodados de gran porte como los citados", detallan las ONG en la denuncia. Y alertan: "Sabemos que estas personas continúan en la región y que planean regresar en los próximos días, incrementando aún más el impacto que provocaron, al utilizar estos vehículos durante el trayecto de vuelta".

Para el fiscal la prueba presentada en la denuncia a "prima facie" podrían configurar delitos de "daños agravado" en despoblado y en banda por dañar bienes (turberas) de uso público, lo cual está tipificado en el Código Penal. El fiscal pidió que que se identifiquen a los 15 imputados denunciados y que se ordene una inspección ocular con profesionales especializados que informen los daños causados en las turberas y si los perjuicios ocasionados han sido más o menos perdurables.

En la denuncia presentada en la fiscalía, que ahora deberá atender el juez de instrucción 3 de Ushuaia, Federico Vidal, que actúa durante la feria de verano, se menciona que el daño ambiental ocasionado al patrimonio de la comunidad es grave e irreparable, dado que la zona no posee caminos habilitados para el tránsito de vehículos, razón por la cual necesariamente la circulación se hace por la turba.

El daño producida en zona de turberas
El daño producida en zona de turberas

"Este ambiente, caracterizado como humedal, presenta una alta fragilidad y se halla delimitado como zona A-2 según el régimen de protección de turberas (Resolución N° 401/11 S.D.S. y A.), en la cual se prohíben las actividades que involucren la destrucción y/o degradación irreversible de las mismas. Además, la Ley Nacional N° 2 3919 que ratifica la Convención de Ramsar, dispone en su artículo 4to. que 'cada parte contratante fomentará la conservación de los humedales(..) y tomará las medidas adecuadas para su custodia'", detalla la denuncia.

¿Qué son las turberas?

Las turberas son un tipo único de humedal que cubre el 3% de la superficie terrestre y almacena el 30% del carbono captado en el suelo y el 75% del carbono atmosférico. El doble que todos los bosques del mundo. Aparte de este formidable almacenaje de carbono, no apreciable en otros ecosistemas terrestres, también albergan el 10% del agua dulce del planeta y previenen inundaciones. El 95% de las turberas de la Argentina se encuentra en la provincia de Tierra del Fuego. En Península Mitre se encuentra la principal concentración de turberas del país: 2400 km2 de turba.

"Esto no es tierra abandonada, hay jurisdicción provincial, y el Estado debe cuantificar los daños de lo ocurrido. Para evitar situaciones como estas es que estamos junto a otras organizaciones pidiendo que se cree el Área Protegida en Península Mitre, porque eso permitirá contar con un plan de uso y de manejo del área", detalló Imvert a LA NACION.

Desde la década del 80 que existen en Tierra del Fuego distintas acciones para proteger el extremo sudoriental de la Isla Grande de Tierra del Fuego que se considera un ecosistema único tanto por su diversidad biológica, como por sus valores arqueológicos y geológico. En el año 2002, el Poder Ejecutivo, con la participación de las distintas organizaciones públicas y privadas de la isla presentaron ante la Legislatura el primer proyecto de ley para declarar a Península Mitre como Área Natural protegida.

Sin embargo, hasta la fecha y pese a la presentación de proyectos posteriores y modificaciones, aún no se declaró área protegida a Península Mitre. Actualmente hay un proyecto de ley en la Legislatura y pese al inicial compromiso de la entonces gobernadora Rosana Bertone para la creación del área, las voluntades se fueron diluyendo con el tiempo y las internas dentro del bloque mayoritario del FPV impidieron que la ley sea tratada en el recinto.

Las expectativas están puestas ahora en la nueva Legislatura y en la presión social que realizan las ONG locales. En esa misma línea se sumaron en los últimos años la organización ecologista Fundación Rewilding Argentina (ex CLT).

Por: Mariela Arias

Participá. Comentá.

Lo más leído

Actualidad

Newsletter

Recibí noticias personalizadas de forma exclusiva